Learn, unlearn, and relearn.

For a very large portion of our lives we have been conditioned by society to think, act, and behave in a certain way. We have adopted the common beliefs, trends, and language of our culture, and our perception of life is a reflection of this conditioning.

A lot of useless information has entered our minds – information that is biased, judgmental, untrue, and unkind – information that has caused us to perceive life in an unwholesome way. Once we become aware of our conditioning, the influence our culture has had on our perception, and the unnecessary information that we have adopted, we can learn to recondition ourselves in a wholesome way by unlearning much of what we have learned.

This means that we acknowledge the thoughts, beliefs, and habits that are unwholesome, and we discard them, replacing them with thoughts, beliefs, and habits that are more in line with the reality we would like to experience.

Not many people reach the point where they are aware of their conditioning and how their minds have been programmed. They just think that their perception of life is the only reality. Using our disharmonious perceptions, we try to control our experience and the things happening outside of us with hopes that it will bring us peace and happiness. But no matter where we go or what we do, if we do not carry peace within us, peace will not be experienced.

If we want to change our experience, we need to focus less on the what’s going on “out there” and more on what’s happening “in here” – our thoughts, feelings, beliefs, and perceptions. We carry these with us wherever we go, and if we can retrain our brains to perceive life in a peaceful way, we will always be at peace regardless of outer circumstances.

All we need to do is be aware of our conditioned behavior and acknowledge when we react to life in an unwholesome way, then replace that action with something positive. The more we do this, the more we will reprogram ourselves to think and behave in a peaceful way, and the more joy we will experience because of it.

There is no need to carry the burdens of our past or the information that no longer serves us. “Empty your cup so that it may be filled.”

conscious_collective —->Instagram

La Gente Pobre con Frecuencia es la más Generosa!

FullSizeRender

Aquí en California hemos visto gente muy pobre, por lo general son inmigrantes de México y algunos me han enseñado una lección muy importante.

Estaba en la tienda el otro día y una señora muy humilde estaba pagando en la caja, se veía que era de muy pocos recursos, pagó lo poco que compró y salió de la tienda y yo detrás de ella.  En el estacionamiento había una familia parada con un rotulo pidiendo dinero.  Decían que lo necesitaban para alimentos y vivienda y lo primero que vino a mi mente fue pensar porqué ellos no estaban trabajando para ganarse la vida?, se veían fuertes, etc… y con esos pensamientos en mi cabeza me subí al carro rápido tratando de olvidar a esas personas.  Volteé mi cabeza hacia ellos nuevamente y pude ver que la señora humilde se había detenido enfrente de ellos y estaba buscando en su bolsa algún dinero para dar a esta familia.

Fue allí que pude reflexionar que las personas pobres saben más que nadie del sufriento y la necesidad!  Ella no se puso a juzgar, ni dudar de la credibilidad de esas personas, ella simplemente y de todo corazón quiso ayudar.  En ese momento mi esposo y yo decidimos que era nuestra obligación ayudar a esas personas también y así lo hicimos.

No cabe duda que el ejemplo es poderoso!  Aun más que mil palabras.  Nuestra obligación es hacer el bien sin mirar a quien, ni dudar de la credibilidad de las personas porque entonces nos volvemos prejuiciados, desconfiados y perdemos la oportunidad de mostrar amor y poner el ejemplo.  No sabemos quien puede estar por allí mirando, reflexionando y siguiendo nuestros pasos!

Qué lección tan grande aprendí ese día!

Mamá Feliz, Niños Felices

photo

Hoy recibí una de las mayores satisfacciones de mi vida, mi hijo Alan me dijo unas palabras muy lindas que me hicieron muy feliz.  Estas no son sus palabras exactas pero me dijo algo así:  Que yo merecía ser famosa por todas las palabras sabias y felices que hablo.  No cabe ninguna duda que los niños escuchan todo lo que decimos y reaccionan a ello.  Yo no sé que tan cierto sea lo de energías positivas o negativas pero a mi me afecta mucho cuando alguien está de mal humor, dice solo cosas negativas o se queja y me he dado cuenta que mis niños son iguales!

Ya hace algunos años decidí tratar de ver el lado bueno de las cosas y la verdad puedo decir que ese es el secreto de la felicidad.  Empecé a disfrutar cada momento y mis preocupaciones disminuyeron.  Ahora sé que puedo controlar mis pensamientos y decidir mi situación.  Mi esposo desde mucho antes me lo había dicho, el es una persona sumamente positiva y alegre, pero ese cambio tenia que venir de mi y cuando tomé la decision no hubo vuelta atrás y empecé a disfrutar cada momento al máximo.

Mucha gente dice que la religion te dá la felicidad que estas buscando, pero lo único que he visto hasta el momento en la gente religiosa es desgracia.  Pareciera que en vez de darles gozo los hace más negativos hacia esta vida, este presente que están viviendo!  Todo es: Este mundo va empeorando, el crimen va aumentando, la maldad y enfermedades también.  Parece que se les olvida que desde el principio de la historia ha habido guerras, crimen, enfermedad y odio.  Su mismas iglesias son el ejemplo de ello, porque por lo general están llenas de gente peleando y juzgándose entre si.  Para mi la verdad, la iglesia fue agobiante porque como dije al principio mi sensibilidad a las energía negativas es muy fuerte.

Ahora soy libre de hacer lo que quiero y elegir las personas con las que quiero compartir mis lindos días.  Por lo pronto lo mas importante es mi familia y que ellos sean felices.  Y si mis niños son felices, yo soy inmensamente feliz!

Our Beautiful Children

IMG_1336

It’s not only children who grow.

Parents do too.

As much as we watch to see what our children do with their lives,

they are watching us to see what we do with ours.

I can’t tell my children to reach for the sun.

All I can do is reach for it, myself.

                                               ~Joyce Maynard